autos

Mitos y verdades de los planes para autos 0 km

Desde hace varios años, casi 40, los planes de ahorro para la compra de autos 0 km vienen tentando a los argentinos. Incluso en los años 70 cuando los sacudones de la economía comenzaron a hacerse mas notorios, este método fue tomado como una suerte de posibilidad de ahorro e inversión. Más allá de que por las diferentes “olas” inflacionarias se haya destruido esa capacidad de ahorro junto con sueños e ilusiones.

Hoy en día el boom de ventas y producción de vehículos motiva a que muchos se inclinen por esta metodología de compra que acapara casi el 60 por ciento de las operaciones de compra de vehículos en el país.

Para ello, las terminales automotrices se valen de este método para facilitar el acceso de la gente a unidades 0 km en cuotas, con el fin de evitar arbitrarios interés en créditos bancarios o de las entidades financieras.

Para el economista Matías Tombolini “estos planes, por lo general, funcionan de la siguiente manera: Se forma un grupo de 168 personas que pagan mensualmente una cuota durante 84 meses. Con estas 168 cuotas se compran dos autos por mes que son adjudicados por sorteo o licitación a los participantes del plan. Esto permite que la financiación sea más tentadora”.

Lo cierto es que cada persona aporta una parte que resulta de dividir el valor del auto en 84. Por ejemplo, si el vehículo tiene un valor de $60.000 cada persona aporta $714 por mes, con lo que ese grupo recauda un total de $119.952 por mes, con el aporte de los ahorristas.Resultado de imagen para autos calle

Aquí surge la duda respecto de si son cuotas fijas. La respuesta es no, porque el mes siguiente las mismas 168 personas tienen que comprar los otros dos autos de la misma manera. Pero si por la inflación se incrementó el precio del auto también sube la cuota, de manera proporcional. Es decir que si ahora el auto vale $63.000 la cuota será de $750. Y así con los aumentos subsiguientes durante los 84 meses. A su vez, hay una alícuota o cuota pura que se utiliza en caso de que los ahorristas quieran adelantar cuotas.

Cabe resaltar que los diferentes planes adjudicados varían en la financiación (pueden ser del 100%, 70/30, 60/40, etc.) y variar según las marcas y modelos.

“Lo que más va a influir en la adquisición de este plan -añade Tombolini-, más que los dólares, los impuestos y demás, es por un lado, la inflación, y por otro, las características del plan. Usualmente estos planes buscan atraer a los clientes con atractivas técnicas de marketing: “el plan se adecua perfecto a tus necesidades’, “es una chance para aprovechar ahora porque mañana ya no va a estar’, etc.

La realidad es que muchas veces, a las concesionarias sólo les importa cobrar la primera cuota que es cuando cobran los gastos administrativos (que es el bono del vendedor más lo que se queda la empresa)” resaltó el economista. Según otros expertos en el tema, es importante no atrasarse y no adelantar cuotas, y que la concesionaria y la marca buscan que la gente pague a término para no alterar el buen funcionamiento del grupo de ahorristas.

Además adelantar cuotas también podría alterar la armonía de ese selecto grupo. Sucede que en el caso del auto de $60.000 se ganaría un descuento de $714 por 12, igual a $8.568, lo que significa un 14% de descuento. Pero si no se adelantan cuotas se debe pagar el plan durante 6 años, cuota a cuota con las respectivas subas proporcionales al aumento del vehículo. Lo cierto es que a pesar de las dudas el mecanismo de los planes de ahorro adjudicados sigue entre los preferidos del mercado nacional y movilizan una grupo extenso de ahorristas que mes a aportan miles de pesos en el “sueño del auto nuevo”.

Dudas y quejas de los usuarios

Para el economista Matías Tombolini los planes de autos adjudicados provocan quejas de los usuarios: “Una vez adjudicado el auto, se tarda entre 1 y 2 meses más en la entrega por todos los trámites.

Si uno retira el auto en la cuota 15 por ejemplo, luego deberá seguir pagando las cuotas con los aumentos, con lo cual la pérdida será enorme, ya que el valor del auto cuando sale a la calle es mucho menor. Así que lo más sensato es, o retirar el auto más bien al final, o cancelar el total al momento de retirarlo ya que la pérdida es menor. Como las cuotas son escalonadas, generalmente las empresas no sacan autos en los primeros meses del plan, debido a que no se llega a comprar las dos unidades, con lo cual no es la forma más rápida de adquirir un 0 km como se hace creer en las promociones. Rara vez se puede retirar un auto antes de los 12 meses como mínimo. Esto además sirve como un respaldo para la empresa de que el usuario ya pagó 12 meses y suele ser moroso (recordemos que en estos planes, los requisitos no suelen ser muy exigentes).

Ahora bien, en el caso de que uno quiera salirse del plan, tiene dos opciones: retirarse o venderlo. Si uno se retira, le devolverán las cuotas que se pagaron pero por el valor de las alícuotas recién cuando termine el plan (84 meses es el total). Esta es una muy mala opción, pues la inflación nos habrá licuado todo. La segunda opción es vender el plan. También se perderá dinero, ya que se suele pagar alrededor del 35% del valor de las alícuotas pagas” resaltó Matías Tombolini.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *