carros 2

Ford Explorer, prueba de manejo

Este 2015, Ford presentó una nueva generación de Explorer, uno de los SUV más emblemáticos y completos del mercado. La nueva Explorer no sólo tiene un diseño diferente, más robusto y agresivo, también hubo evolución en la tecnología que ofrece, tanto para que los pasajeros viajen cómodos como la que se incluyó para que los recorridos sean seguros.

Una Explorer más ruda
La parte frontal del SUV es en la que se notan más cambios, pues la parrilla luce mucho más deportiva y el juego de luces frontales es más alargado, además integra tecnología LED para las luces de día y para las de crucero.

Otro aspecto que luce diferente son los faros de niebla, que acentúan la personalidad ruda de Explorer, y los espejos laterales, cuya forma ayuda en la aerodinámica del vehículo.

El Explorer posee llantas baratas pero eficientes. Estas pueden sin embrago ser reemplazadas por unidades compradas en una venta de llantas en persona o una venta de llantas online.

En realidad, lo único que nos recuerda a la anterior generación es la forma de las calaveras, pero en general Explorer luce como un SUV más robusto y deportivo y eso va de la mano con su desempeño.

Interior para viajar cómodo
Lo primero que hay que decir de los interiores de Explorer es que son amplios. En la versión que probamos, la Limited 4WD, hay espacio para que seis pasajeros viajen confortablemente.

Ford puso mucho cuidado en la selección de materiales, de los cuales no hay queja en absoluto. Encontramos asientos de piel, que por cierto dan masaje y se pueden calentar o enfriar (los delanteros), insertos en aluminio y plásticos que resultan suaves al tacto. Además, este SUV cuenta con un techo panorámico que brinda buena iluminación a las segunda y tercera filas de asientos, lo que genera más sensación de amplitud.

Aquí vale la pena hacer una mención a la parte tecnológica de Explorer: cuenta con la función “Ábrete Sésamo”, gracias a la cual puedes abrir y cerrar la cajuela pasando tu pie por debajo de la defensa, lo cual resulta muy útil si vienes cargando cajas, el súper o a tus hijos. En la cajuela hay unos botones que permiten reclinar y esconder, o colocar los asientos de la tercera fila.

Tecnología para todos
Por supuesto, Explorer incluye mucha tecnología. Encontramos los sistemas Sync y MyFord Touch, que están enfocados en brindar al conductor la información que necesita y gracias a que cuentan con comandos de voz, en ayudarlo a controlar diversas funciones sin despegar las manos del volante.

My Ford Touch se despliega en una pantalla táctil a color que mide ocho pulgadas. Desde ella puedes enlazar tu celular al Explorer vía Bluetooth y así acceder a tus contactos y listas de llamadas, o simplemente marcar un número a través de un teclado. También puedes seleccionar la fuente de audio que quieres reproducir o generar rutas a diferentes lugares a través del sistema de navegación vía GPS.

En la pantalla también podrás manipular todo el sistema de aire acondicionado, la calefacción y enfriamiento de los asientos, y el lugar e intensidad del masaje.

Pero decimos que tecnología para todos porque con Explorer, Ford también pensó en quienes viajan atrás. Por eso se incluyeron dos sistemas de entretenimiento, ubicados en las cabeceras de los asientos delanteros, que cuentan con DVD, entrada auxiliar RCA (para conectar un reproductor de video externo o incluso una consola de videojuegos; entrada auxiliar de 3.5mm y puerto USB)

En el apartado de audio, Explorer cuenta con un sistema de sonido Sony compuesto por 12 bocinas.

Uno de los grandes aciertos de Ford en el interior de Explorer tiene que ver con los controles de aire acondicionado, los que están fuera de la pantalla, que son físicos y ya no es un panel táctil, lo que ayuda mucho a que el conductor no se distraiga.

Ahora, no todo es tecnología para el entretenimiento, también hay adiciones que aportan en la conducción y seguridad.

En este sentido, lo primero que destaca es el Terrain Management System, que tiene diferentes opciones para la tracción integral en las cuatro ruedas de Explorer. Está, por supuesto, el modo normal, pero también tenemos arena, grava o nieve, así que este SUV puede adaptarse y recorrer cualquier camino, sin importar cómo esté la superficie. Activar cualquiera de los modos es realmente sencillo, pues se hace a través de una perilla que está muy cerca de la posición del conductor.

También tenemos dos cámaras: la clásica de reversa que funciona bien cuando te estás estacionando, y una frontal de 180 grados, que ayuda mucho en temas de visibilidad. Explorer cuenta también con monitor de vehículos en punto ciego, sistema de alerta de tráfico cruzado, AutoPark Assist de segunda generación, que no sólo te ayuda a estacionarte, también te apoya para salir del lugar donde te estacionaste si es que te dejaron muy encerrado.

En seguridad activa tiene también control de tracción avanzado, control de estabilidad y control en curvas, para tener un manejo mucho más estable.

Bajo el cofre

Olvidemos los grandes motores V8 que gastan mucha, mucha gasolina. Explorer cuenta con un motor de seis cilindros y 3.5 litros que es capaz de desarrollar 290 caballos de fuerza. Este propulsor se complementa con una transmisión SelectShift de seis velocidades con modo sport, que en conjunto ofrecen un manejo agradable e incluso ágil, con todo y que estamos hablando de un vehículo de grandes dimensiones.

Ford agregó paletas de cambios en el volante, que combinadas con el modo sport de la caja se convierten en una experiencia de manejo mucho más dinámica y divertida, sobre todo en carreteras con curvas.

Explorer es una camionera diseñada para viajar cómodo y con mucho espacio, sin duda, Ford cumple con creces ese objetivo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *