Explosion de venta de motos: un reto para los estacionamientos de la Ciudad

Pasear Corrientes, entre el Obelisco y el Bajo, significa sortear puestos de gacetas, desechos de materiales de construcción y motocicletas. Decenas y decenas de motocicletas. Los estacionamientos gratis en las calles y veredas, preparadas por el gobierno porteño, se llenan de ciclomotores todos y cada uno de los días y de este modo, el sitio destinado para los viandantes, se ha transformado, en muchas zonas en tierra de absolutamente nadie o bien, mejor dicho, en un enorme aparcamiento a cielo abierto.

El centro es una de las zonas más visitadas de la capital y, por lo tanto, recibe el mayor flujo de vehicular. En el dos mil diecisiete, se registraron veinticuatro y cuatrocientos treinta y cuatro patentamientos de motocicletas en la ciudad de Buenos Aires, cinco.738 más que en el dos mil dieciseis. Del total, conforme la Secretaria de Transporte, cuatro mil de ellas circulan diariamente en Microcentro.

La situación lejos está de calmarse. La Cámara de Fabricantes de Motovehículos (CAFAM) prevé, para el dos mil dieciocho, el patentamiento de ochenta unidades, o sea el trece por ciento más en comparación a comparación con el dos mil diecisiete.

Julio Andrade efectúa servicios de correo en toda la urbe. 3 veces a la semana, deja su moto con seguros en los estacionamientos gratis sobre la avenida Corrientes y Reconquista. Afirma que, en promedio, se retarda en hacer alguna entrega entre cinco y diez minutos. Por ese tiempo, no está preparado abonar en un sitio privado.

“No tardo prácticamente nada y la compañía no me da dinero para abonar el estacionamiento”, afirma entre risas. “Hay muchos motociclistas, tendrán que situar más lugares para no dejar sobre la vereda las motos”, demanda.“Las calle es para los autos y la vereda es para los peatones”

Su simple movilidad entre carriles llenos de automóviles y el levanta de costos del transporte público, aparte del bajo costo en el momento de adquirir una motocicleta (hay modelos económicos que se venden desde dólares americanos 15.000) hacen que los argentinos cada vez las prefieran más.

Ya en el mes de febrero del año pasado, Lino Stefanuto, presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos, había trazado un diagnóstico en diálogo con Clarín. “Quien adquiere la motocicleta para ir a trabajar ve que las cuotas le salen menos de lo que gasta cada mes en transporte público, y después pueden moverse a bajísimo costo”, comentó . Y agregó: “Prevemos que la tendencia se acentúe conforme el transporte público prosiga perdiendo los subsidios”.

No se confundió. Solo en el tercer trimestre del dos mil diecisiete en la urbe se efectuaron nueve mil novecientos dos operaciones comerciales de motovehículos, de los que el sesenta con ocho por ciento fueron de nuevos patentamientos, conforme la Dirección Nacional de Censos y Estadísticas de la Urbe.

Los datos lo ratifican, conforme el seguro de motos, en el dos mil diecisiete Buenos Aires fue la jurisdicción con más motos en la Argentina ocupando el primer sitio con el treinta y siete con cuatro por ciento de ellas. Le prosiguen Córdoba (catorce con seis por ciento ), Santa Fe (trece,6 por ciento ).

Para Christian Leiva, miembro de la Asociación de Motociclistas Mensajeros y Servicios (ASIMM), los espacios gratis para motos en el centro de la urbe habrían de ser usados para los trabajadores en motocicleta. “El setenta por ciento los espacios está ocupado por particulares que dejan su motocicleta todo el día”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *