El sector del vapeo pide normas y evitar la desinformación: «Hay que huir de ficciones»

‘Vapear’ o bien no ‘vapear’, esa es la cuestión. Tras poco más de una década en el mercado, los cigarros electrónicos o bien ‘e-cigs’ están en el centro de un discute en el que especialistas, profesores universitarios, facultativos o bien profesionales del ámbito se afanan en separar la paja del trigo de un tema candente y que divide opiniones: el ‘vapeo’. ¿De qué forma realizan esta labor de depuración? Los especialistas fundamentan sus conclusiones en informes con evidencias a nivel científico, solicitan huir de lo que llaman “ficciones” y demandan “mejorar la regulación” de esta opción alternativa al tabaco usual.

Las noticias referentes al empleo de cigarros electrónicos en USA no son muy alentadoras. En ellas se notifica de una epidemia de casos que afecta a los ‘vapeadores’. En conjunto, dos mil cincuenta y uno personas sufren enfermedades pulmonares y hay treinta y nueve muertes asociadas al empleo de ‘e-cigs’. Esta avalancha de casos ha provocado una catarata de informaciones negativas que, conforme los especialistas reunidos en la ciudad de Londres, crea “un alarmismo que puede ser aun más peligroso que los propios dispositivos”.

Para eludir la ‘demonización’ del cigarro electrónico y poner en valor su utilidad, una de las demandas más escuchadas entre los profesionales presentes en el Y también- Cigarrete Summit dos mil diecinueve festejado en la ciudad de Londres, fue que se explique que el temor a los ‘e-cigs’ no es útil y demandar más regulación a fin de que los usuarios sepan fidedignamente a qué se exponen cuando emplean estos dispositivos. A este reclamo se aúna una de las participantes: Ann McNeill, maestra del King’s College London y especialista en la adicción al tabaco: “Hay que ser cautelosos y no disuadir a la gente de emplear ‘e-cigs’ cuando escuchamos las historias que proceden de Estados Unidos. El tabaco es extraordinariamente considerablemente más perjudicial y hay que proseguir apostando por fórmulas que asistan a reducir el daño”.

Secunda su opinión Deborah Arnott, directiva de la organización Action on Smoking and Health (ASH por sus iniciales en inglés): “Si se mengua la imagen del ‘e-cig’, se puede provocar el efecto opuesto y hacer que la gente vuelva a fumar de nuevo”.

La frustración de ciertos comunicantes se fundamenta en lo que describen como una información “altamente engañosa”. Y lo es, conforme defienden, por el hecho de que los medios “no son claros”. Para estos especialistas las informaciones son incompletas y demandan que estas informaciones se asocien a evidencias a nivel científico o bien se expongan cuando hayan dado con una causa específica de estos acontencimientos. Y semeja que lo han encontrado.

El acetato de vitamina liposoluble E podría ser el autor de las afecciones pulmonares que padecen los usuarios de cigarros electrónicos

En E.U., los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) han comunicado últimamente que, conforme los nuevos resultados del laboratorio, un ingrediente químico, el acetato de vitamina liposoluble de tipo E, podría estar tras estas afecciones. Este agente se emplea para diluir el aceite de THC (componente sicoactivo de la mariguana) y se introduce en las cápsulas recargables de los ‘vapers’ ilegalmente, convirtiendo el ‘vapeador’ en un arma peligrosísima para la salud, pues al aspirarse puede crear problemas respiratorios y también inflamación pulmonar. Los resultados patentizan que las afecciones pulmonares y los fallecimientos han sido provocados por el empleo negligente de los cigarros electrónicos, esto es: la adulteración de la recarga con productos que siendo aspirados dañan los órganos respiratorios.Foto: Un hombre sujeta un cigarrillo electrónico. (EFE)

“En E.U. se ha llegado a meditar que ‘vapear’ es igualmente dañino que fumar”, apunta Cliff Douglas, directivo del Centro de Control del Tabaco de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. «Hay confusión sobre estos productos por el hecho de que hay personas que afirman una o bien otra cosa, en ocasiones basadas en la ciencia, en ocasiones en intereses de tipo político y otras todavía sin base”, critica el directivo. De ahí que “la máxima prioridad”, concluye el especialista, “es combatir el tabaquismo con hechos, cuyos efectos negativos ahora son más que ciertos”.

Europa mira con precaución a Estados Unidos
¿Europa corre exactamente el mismo peligro que E.U.? Los especialistas desechan esta alternativa. Por cuestiones como la regulación: en Europa se restringe a veinte mg la cantidad de nicotina que debe incluir la carga de los ‘vapeadores pod’, en contraste a Estados Unidos, donde no hay restricción alguna sobre su empleo. Otras de las medidas presentes en Europa y no en USA es la prohibición de vender líquidos con acetato de vitamina liposoluble E, que, conforme las autoridades europeas, se considera tóxico si es aspirado.

A este respecto, el maestro John Britton, presidente del Conjunto de Tabaquismo del Real Instituto de Médicos británico, asegura en una entrevista con El Reservado, que “el inconveniente no está en la cantidad de nicotina que contiene los líquidos, sino más bien en las substancias tóxicas que se introducen como el THC y el acetato de vitamina liposoluble de tipo E. “Adquiridas”, conforme estima Britton, “en el mercado negro”.