Comprueban la eficacia del tratamiento con infiltración de ozono en la artrosis de rodilla

El Servicio de Rehabilitación del Centro de salud Universitario Santa Cristina ha comprobado, tratando a más de mil pacientes, que la infiltración de ozono en la articulación de la rodilla influye de forma positiva en el proceso de inflamación de la articulación, mejora el dolor, la función y la calidad de vida de los pacientes con artrosis. La artrosis es una enfermedad que afecta al treinta por ciento de los mayores de setenta años en este país y el setenta por ciento de las personas mayores de cincuenta años muestran algún género de lesión en radiografías.

El tratamiento consiste en una inyección semanal de una mezcla de ozono y oxígeno de forma directa en la articulación perjudicada durante cuatro semanas. Las inyecciones se efectúan con anestesia tópica en la zona de la rodilla y el único efecto no deseado que se ha detectado es el dolor de la inyección en ciertos casos, que cede a los pocos segundos. Los pacientes empiezan a apreciar mejora desde la segunda inyección, aunque las ventajas del tratamiento se verifican pasado un mes de la última inyección y se sostienen en el tiempo sin la aparición de efectos secundarios.

La ozono terapia infiltrado no cura la enfermedad, mas mejora de manera significativa la inflamación, el dolor y la funcionalidad de la articulación
La artrosis está ocasionada por la pérdida progresiva del cartílago que resguarda las articulaciones, que se ve perjudicado por un proceso de inflamación, provocando dolor y contrariedades en el movimiento. Hoy día no hay tratamiento farmacológico terminante para la artrosis con lo que, cuando el dolor o bien la pérdida de función de la articulación de la rodilla son esenciales, se efectúa una substitución quirúrgica. Ya antes de llegar al quirófano los médicos tratan la artrosis a través de rehabilitación y medicación.

El servicio de Rehabilitación del Centro de salud Santa Cristina ha comprobado en diferentes estudios con más de mil pacientes que el empleo de ozonoterapia en caba no cura la enfermedad, mas mejora significativamente la inflamación, el dolor y la funcionalidad de la articulación perjudicada, reduciendo el empleo de fármacos para el control de la inflamación y el dolor, mejorando la calidad de vida de los pacientes al prosperar la función de la rodilla y retrasando la necesidad de una intervención quirúrgica.

Para revisarlo los profesionales del Centro de salud se han apoyado tanto en marcadores bioquímicos que miden la inflamación (como la proteína C-Reactiva y la tasa de sedimentación de eritrocitos), en escalas internacionales que valoran el dolor y la función de la rodilla y en pruebas de imagen, que muestran que el ozono mejora el estado de la articulación.El Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Santa Cristina ha tratado a más de 1.000 pacientes durante el estudio

ESTUDIO SOBRE LA INFLAMACIÓN QUE DAÑA EL CARTÍLAGO

Santa Cristina ha llevado a cabo una investigación vanguardista para revisar si diferentes marcadores de los agentes que producen el proceso de inflamación reducen tras la infiltración de ozono en la rodilla perjudicada por artrosis. Tras el estudio se ha comprobado que la aplicación de ozono hace que baje de manera significativa la presencia de los 2 agentes estudiados (proteína C-reactiva y la tasa de sedimentación de eritrocitos) en la sangre de los pacientes y, en consecuencia, el proceso de inflamación se detiene, dejando de dañar el cartílago e inclusive mejorando su papel articular. En estos instantes están en marcha otros estudios con otros agentes relacionados con la inflamación, las citokinas.

A esta prueba de laboratorio se aúnan las que reflejan la mejora del dolor y la función de la rodilla que, aplicando escalas internacionales, asimismo reducen de manera significativa, lo que supone una mejora en la calidad de vida de los enfermos.