15 tips para memorizar y retener nuevo vocabulario en inglés

La mayor parte de los estudiantes universitarios y adultos insertos en el mundo del trabajo no tienen el tiempo preciso para repasar a diario largas listas de léxico cuando aprenden un nuevo idioma. Con la meta de ayudarte a sostener la calidad del aprendizaje optimando tu tiempo, reunimos 15 tips para memorizar nuevo léxico en inglés sin pasar múltiples horas forzando tu mente para retener términos complejos.

Aprende un nuevo idioma en seis meses con nuestros cursos de ingles en línea. Pide más información aquí.

1. Fijar metas alcanzables

Teniendo presente que los estudiantes de idiomas pueden retener entre diez y 20 palabras por hora, una meta realista es destinar quince minutos diarios a la revsión de términos para memorizar cerca de 25 de manera semanal.

2. Aprender en red

Un solo término al día puede parecer tentador pues transmite la sensación de arraigo a largo plazo. Sin embargo, nuestra psique funciona mediante asociaciones y va a ser más provechoso si te aprendes una cartera de palabras aplicables a cierto contexto como un aeropuerto o un restaurante. Otra opción es procurar con grupos temáticos que refieran a partes del cuerpo, muebles de un hogar o bien artículos de papelería.

3. Eludir entremezclar términos opuestos

Aunque resulte cómodo aprender las palabras por oposición (hot / cold), en realidad es un método poco eficaz porque en el mediano plazo mezclas los significados. Es recomendable incorporar una palabra y solo una vez que forme una parte del repertorio frecuente de palabras, memorizar su opuesto.

4. Analizar las nuevas palabras

Fragmentar los términos para observar prefijos y sufijos, es una forma de entender la conjugación y la estructura. Por servirnos de un ejemplo, un prefijo negativo como “un” (unforgettable, unable), señala la intensión de la palabra y en ocasiones, hasta su opuesto.

5. Emplear frases cotidianas

Seguramente conoces hasta el cansancio la aseveración de que se logra un aprendizaje más profundo cuando se incluyen contextos. Las palabras siguen esta regla y por consiguiente, resulta más sencillo memorizar oraciones rutinarias que términos sueltos. Además de esto, vas a estar incorporando las palabras que rodean al término central, maximizando el aprendizaje.

6. Buscar frases para una sola palabra

Una opción alternativa a las frases cotidianas extraídas de libros o películas, es buscar diferentes frases en las que puede aplicarse la misma palabra. De este modo, puedes escribir diez frases cortas que muestren la utilización de términos en diferentes contextos.

7. Tomar notas

Destina un bloc de notas para reunir léxico que vayas aprendiendo, incluso puedes empelar uno con guía de agenda que divide las hojas alfabéticamente. La idea es que cargues el cuaderno contigo para ir anotando oraciones o nuevos términos que escuches o bien leas.

8. Leer regularmente

La lectura es un recurso imprescindible en la revisión del conocimiento, por el hecho de que ayuda a fijar las palabras aprendidas observándolas en distintos contextos. Existe software específico para la práctica de lectura en estudiantes de idiomas si bien también puedes iniciar por los anuncios que emplean lenguaje informal en enunciados cortos.

Libros de cocina, comics, gacetas ligeras o aun artículos científicos, son ciertas opciones entre la extensa gama de textos que puedes elegir. Asegúrate de que sean convenientes para tu nivel, en tanto que probablemente un artículo científico requerirá conocimientos más profundos.

9. Visualizar mentalmente

Asocia las palabras clave a imágenes mentales que expliquen su significado, estableciendo vínculos entre tus creaciones y las definiciones de las palabras que vayas incorporando.

10. Hacer tarjetas activas

En Internet puedes hallar diferentes programas para elaborar flashcards didácticas con colores distinguidos conforme grupos de palabras, añadiendo símbolos como referencias si lo consideras pertinente.

Una alternativa para quienes prefieren los materiales tangibles, es crearlas desde post it adhesivas. Leelas a diario para recordar sus significados, que los agregarás debajo de cada término.

11. Grabar la propia voz y también imagen

Involucrar varios sentidos es un mecanismo infalible para recordar lo aprendido porque implica utilizar más conexiones cerebrales. Por ende, será fácil acceder a las palabras cuando las precises si te grabas a ti mismo expresando distintas oraciones por el hecho de que apelarás al oído y a la vista.

12. Jugar on-line

Divertirte con los juegos on line creados particularmente para aprender léxico, es una forma entretenida de agregar nuevo conocimiento. Además, pondrán a prueba tu inventiva consiguiendo que lo aprendido continúe en tu psique pues generó una motivación para hacerlo.

13. Charlar con un amigo

Practicar el idioma conversando con otro estudiante también te ayudará a retener nuevas palabras, que se enseñarán mutuamente conforme surjan en la conversación. Resultará entretenido para ambos y el aprendizaje colaborativo va a traer otros beneficios, como fomentar la construcción del conocimiento.

14. Revisar a menudo

La única manera de pasar los datos guardados en la memoria de corto plazo a la de largo plazo, es examinando los términos con regularidad hasta el momento en que los hayas aprendido sin necesidad de chequear el diccionario, los motores de búsqueda o bien los textos de consulta.

15. Ser paciente

“La constancia es el secreto de todos los triunfos” y el aprendizaje de idiomas no es la excepción. La paciencia te va a ayudar a incorporarlo desde la base, incrementando la dificultad de los términos y contextos conforme vayas practicando. Recuerda repasar con regularidad con aplicaciones creadas para tal fin o libros de ejercicios para estudiantes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *